29 de diciembre de 2020

HASTA SIEMPRE COMPAÑERO

En la mañana del lunes 28 de Diciembre nuestro compañero y amigo Rafa Cantó abandonó nuestro mundo, un mundo que, tal y como nos hemos afanado en construir, consideraba insostenible e insensible. Era él un hombre con una sensibilidad especial que nunca tuvo buen encaje en los sinsentidos de nuestro modo de vida. Nos lo recordaba con su bondadosa habilidad de practicar una ironía amable y a la vez provocadora.

Hemos perdido un alma auténtica y aún no sabemos cuánto hemos perdido quiénes creemos en la necesidad de una revolución ecológica: de las intimidades y de las sociedades. Resulta que Rafa decidió, hace tiempo, ser serena y deliberadamente inoportuno. ¡Y qué oportuno se nos hace ahora tener un compañero así, que nos recuerde que hay un gran trabajo por hacer que no estamos haciendo seriamente!

Lo cierto es que Rafa empezó en el negocio familiar de la restauración, luego intentó conjugar la experiencia de un comedor vegetariano con otras iniciativas en restauración. Comer sin consumirse ni consumir al mundo… y de ahí a enredar a los comensales con la producción misma del alimento, con la fertilidad de la tierra. Entonces se dedicó por completo al cultivo, a experimentar con la capacidad creativa de la tierra... y con la fertilidad del espíritu de la gente. En este periplo intentó poner en marcha una cooperativa de consumidores, distribuyó productos ecológicos y finalmente se dedicó a producirlos.

Bebiendo de una profunda espiritualidad cristiana, ha conectado con muchas personas que viven el ecologismo desde su interioridad. De esa fuente y con ese anhelo ha participado durante varias décadas en la asamblea local de Los Verdes, y después en nuestra Asociación Salvatierra.

Su obsesión fue que la gente tomara conciencia que nuestra incidencia en el medio nos está llevando directos al borde del abismo. Que la educación de esta sociedad era la solución para corregir nuestro sistema de vida. Fue la voz que pedía a gritos la manera de actuar.

Siempre lo hemos conocido como un hombre bondadoso, amigo de todos, distinto a cualquiera, esclavo de sus convicciones e incomprendido demasiadas veces por la misma sociedad que lo perturbaba.

Los miembros de la Asociación Salvatierra de Villena nos sentimos muy apenados por su pérdida. Echaremos a faltar su bondad, su sensibilidad y su insistencia moral en hacer nuestro estilo de vida profundamente sostenible y significativo.

 


“Hay tantos frentes! Pero por afrontarlos, no se, igual se solucionan o igual no. No se hasta donde el hombre puede y debe, o debe dejar que se haga tanto mal. Pero personalmente si me siento culpable tengo que rectificar.”

Rafa Cantó


10 de noviembre de 2020

Denunciamos la grave transformación de más de 100 hectáreas de un hábitat de gran importancia para las aves esteparias.

Los cultivos cerealistas presentes en la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Moratillas-Almela (Villena) acogen las últimas poblaciones valencianas de especies protegidas a nivel autonómico, nacional y europeo, como el sisón, la ganga ibérica y la ortega, además de ser áreas de dispersión de grandes rapaces como el águila real, águila perdicera y águila imperial ibérica.

La Asociación Salvatierra de Villena ha podido comprobar esta semana que en dicho espacio natural protegido por la legislación europea e incluido en la Red Natura 2000, se está llevando a cabo la roturación de más de 100 hectáreas de cultivos cerealistas de secano para realizar un cambio de cultivo, probablemente almendros en regadío, lo que supondría la pérdida del hábitat objeto de conservación. Estos trabajos agrícolas llevan realizándose desde hace varias semanas, llamando la atención la ausencia de seguimiento y vigilancia en la ZEPA por parte de la Conselleria con competencias en medio ambiente. 

Parcelas roturadas con las líneas de plantación ya abiertas.
Créditos: Asociación Salvatierra

Esta agresión supone la pérdida del 35% de la superficie cerealista de Las Moratillas, y afecta plenamente al área donde se han localizado dos de los últimos machos territoriales de sisón que todavía sobreviven en la provincia de Alicante, donde la especie se encuentra al borde de la extinción debido a la imparable transformación de su hábitat. 

Dichos cambios agrícolas se están produciendo sin ningún tipo de regulación por parte de la administración autonómica, que incumple flagrantemente con su obligación de conservar los valores ambientales a pesar de tratarse de acciones que atentan contra los valores biológicos por los que dichos espacios se incluyeron en la Red Natura 2000. 

Tras más de 11 años desde que se declarase la protección de la ZEPA Moratillas-Almela y otras con presencia de aves esteparias como Els Alforins (Villena y Fontanars dels Alforins) y Meca-Mugrón-San Benito (Ayora), todos estos espacios han sufrido una pérdida drástica de sus hábitats sin que la administración valenciana haya intervenido de manera significativa. De hecho, las normas de gestión de estos espacios naturales todavía no están aprobadas. Estos instrumentos de gestión son de crucial importancia para evitar el deterioro y la alteración de los hábitats y especies y las alteraciones de las especies que motivaron la inclusión de estas áreas en la Red Natura 2000. A su vez, estas normas incluyen bonificaciones a los propietarios que adoptan medidas agrarias sostenibles y respetuosas con la conservación de dichos ecosistemas, entre otras. 

La Asociación Salvatierra ha solicitado a la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica que actúe de manera urgente y contundente para proteger a largo plazo estas estepas cerealistas, ya que de seguir la tendencia actual, para cuando se aprueben las normas de gestión de dichas áreas ya se habrán extinguido las especies por las que se protegieron. 

 

Macho de Sisón en cultivo cerealista. Créditos: Blake Matheson


9 de noviembre de 2020

SALVATIERRA SE INTEGRA EN ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Nuestra asociación sigue creciendo y consolidándose como el referente ecologista de nuestra ciudad. Prueba  de ello es la decisión en la asamblea del 7 de octubre de solicitar la pertenencia a Ecologistas en Acción. Por su lado, el pasado día 8 de noviembre la asamblea de Ecologistas en Acción del PV aprobó la integración de nuestra asociación en su federación.

Con la integración en EA-PV, Salvatierra (ahora Salvatierra - Ecologistas en Acción Villena) quiere alinear su trabajo con un plan de acción en diferentes niveles: local, autonómico y estatal. De esta manera nuestra asociación también se conecta con la experiencia, el conocimiento y el dinamismo de una federación ecologista de reputada autoridad, solvencia e integrada como es Ecologistas en Acción. Por otro lado, entendemos que nuestra aceptación en EA-PV supone también una forma de consideración y reconocimiento a nuestro trabajo en el ámbito de la conservación y custodia del territorio en Villena.

La decisión de pertenecer a EA-PV supone abrir nuevas líneas de trabajo en el marco de la acción ecologista tanto a nivel local como respaldando las campañas de la federación. Al tomar esta decisión, los miembros de nuestra asociación consideran que más personas pueden sentirse motivadas a sumarse a un proyecto más plural. Por lo que junto a la decisión de pertenecer a EA, se da también una voluntad y una campaña de captación de nuevos socios y socias que deseen contribuir en consolidad y ampliar el proyecto conservacionista y ecologista de Salvatierra - Ecologistas en Acción Villena.

Las personas que puedan estar interesadas en contribuir a este proyecto o pertenecer a nuestro colectivo pueden informarse en salvatierravillena@gmail.com

22 de junio de 2020

DENUNCIA POR LA DESTRUCCIÓN DE ESPACIOS PROTEGIDOS ANTE LA PASIVIDAD DE LA CONSELLERIA


La Asociación Salvatierra denuncia la inacción de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ante la extinción inminente del Sisón y otras aves esteparias protegidas en las Zonas de Especial Protección para las Aves de Villena

Las áreas esteparias son espacios abiertos y llanos, transformados desde antiguo y dedicados a cultivos cerealistas de secano. En la Comunidad Valenciana tienen su máxima representación en Villena, donde la Conselleria declaró las Zonas de Especial Protección para las Aves -ZEPAs- de Moratillas-Almela y Els Alforins con el objetivo de proteger especies tan singulares como el Sisón, el Cernícalo Primilla, la Ganga Ibérica o la Ganga Ortega, todas ellas en grave regresión en Europa y protegidas por la legislación autonómica, nacional y comunitaria.


Dichos enclaves están sufriendo una degradación sin precedentes a pesar de que la Conselleria las declarase áreas protegidas. Especies como el Sisón presentan tendencias muy preocupantes que pronostican su inminente extinción en la Comunidad Valenciana, habiendo ya desaparecido de la ZEPA Els Alforins.

Macho de Sisón fotografiado en una de las ZEPA´s de Villena


La sustitución de un sistema extensivo cerealista por un sistema intensivo de leñosas con riego, como el almendro, olivo y recientemente pistacho, y la plantación sistemática de viñedos en espaldera, son incompatibles con la conservación de las áreas esteparias y las especies que las habitan.
Otro grave impacto son las roturaciones de los barbechos de larga duración (campos sin cultivar que sirven de refugio para la fauna) en plena época de cría y con el beneplácito de la Administración, destruyendo los nidos, crías y áreas de alimentación de especies que anidan en el suelo como el Sisón, la Ganga Ortega o la Ganga Ibérica.

Parcela en barbecho en la ZEPA Moratillas-Almela


Sumado a esto, la construcción de grandes infraestructuras en áreas vulnerables como la cárcel de Villena o la balsa de San Diego, el segundo embalse de riego más grande de Europa o la instalación de la planta termosolar Enerstar que invade 13 ha de ZEPA els Alforins, suponen la pérdida permanente de grandes áreas y el deterioro de zonas cercanas.
Parcela roturada recientemente donde era habitual la presencia de Ganga Ibérica y Ganga Ortega


Sustitución de cultivo cerealista por viñedos en espaldera

La gestión de estos espacios dista mucho de lo establecido en la normativa de la Red Natura 2000 y de lo aprobado en el Plan de Acción para la Conservación de las Aves de las Estepas Cerealistas de la Comunidad Valenciana. [2005/14615].

Tras más de 10 años desde su declaración, estos espacios siguen sin tener aprobadas sus normas de gestión, equivalentes al plan de gestión del espacio natural protegido. Sin estas herramientas, se está dejando de lado la más fundamental y lógica línea de conservación, que es la protección de los hábitats. Ante la falta de compromiso por parte de la administración pública valenciana, se presenta a corto plazo un escenario de extinción para el Sisón, la Ortega, y el resto de especies por las que se protegieron estos enclaves. Es remarcable el caso del Cernícalo Primilla, que tras su extinción en la Comunidad Valenciana fue reintroducido mediante la suelta de pollos criados en cautividad por la propia Conselleria, lo que resulta incongruente si los ejemplares que se liberan no tienen un hábitat en el que poder llevar a cabo su ciclo biológico.

Ante este panorama, la Asociación Salvatierra exige que se regule de manera urgente la transformación a leñosas y regadíos en dichos espacios protegidos, se incentive el cultivo de herbáceas y la puesta en barbecho, y se apruebe la Norma de Gestión de las ZEPA “Els Alforins” y “Moratillas-Almela”.

Panorámica de típico valle cerealista, ZEPA Moratillas-Almela