22 de junio de 2020

DENUNCIA POR LA DESTRUCCIÓN DE ESPACIOS PROTEGIDOS ANTE LA PASIVIDAD DE LA CONSELLERIA


La Asociación Salvatierra denuncia la inacción de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ante la extinción inminente del Sisón y otras aves esteparias protegidas en las Zonas de Especial Protección para las Aves de Villena

Las áreas esteparias son espacios abiertos y llanos, transformados desde antiguo y dedicados a cultivos cerealistas de secano. En la Comunidad Valenciana tienen su máxima representación en Villena, donde la Conselleria declaró las Zonas de Especial Protección para las Aves -ZEPAs- de Moratillas-Almela y Els Alforins con el objetivo de proteger especies tan singulares como el Sisón, el Cernícalo Primilla, la Ganga Ibérica o la Ganga Ortega, todas ellas en grave regresión en Europa y protegidas por la legislación autonómica, nacional y comunitaria.


Dichos enclaves están sufriendo una degradación sin precedentes a pesar de que la Conselleria las declarase áreas protegidas. Especies como el Sisón presentan tendencias muy preocupantes que pronostican su inminente extinción en la Comunidad Valenciana, habiendo ya desaparecido de la ZEPA Els Alforins.

Macho de Sisón fotografiado en una de las ZEPA´s de Villena


La sustitución de un sistema extensivo cerealista por un sistema intensivo de leñosas con riego, como el almendro, olivo y recientemente pistacho, y la plantación sistemática de viñedos en espaldera, son incompatibles con la conservación de las áreas esteparias y las especies que las habitan.
Otro grave impacto son las roturaciones de los barbechos de larga duración (campos sin cultivar que sirven de refugio para la fauna) en plena época de cría y con el beneplácito de la Administración, destruyendo los nidos, crías y áreas de alimentación de especies que anidan en el suelo como el Sisón, la Ganga Ortega o la Ganga Ibérica.

Parcela en barbecho en la ZEPA Moratillas-Almela


Sumado a esto, la construcción de grandes infraestructuras en áreas vulnerables como la cárcel de Villena o la balsa de San Diego, el segundo embalse de riego más grande de Europa o la instalación de la planta termosolar Enerstar que invade 13 ha de ZEPA els Alforins, suponen la pérdida permanente de grandes áreas y el deterioro de zonas cercanas.
Parcela roturada recientemente donde era habitual la presencia de Ganga Ibérica y Ganga Ortega


Sustitución de cultivo cerealista por viñedos en espaldera

La gestión de estos espacios dista mucho de lo establecido en la normativa de la Red Natura 2000 y de lo aprobado en el Plan de Acción para la Conservación de las Aves de las Estepas Cerealistas de la Comunidad Valenciana. [2005/14615].

Tras más de 10 años desde su declaración, estos espacios siguen sin tener aprobadas sus normas de gestión, equivalentes al plan de gestión del espacio natural protegido. Sin estas herramientas, se está dejando de lado la más fundamental y lógica línea de conservación, que es la protección de los hábitats. Ante la falta de compromiso por parte de la administración pública valenciana, se presenta a corto plazo un escenario de extinción para el Sisón, la Ortega, y el resto de especies por las que se protegieron estos enclaves. Es remarcable el caso del Cernícalo Primilla, que tras su extinción en la Comunidad Valenciana fue reintroducido mediante la suelta de pollos criados en cautividad por la propia Conselleria, lo que resulta incongruente si los ejemplares que se liberan no tienen un hábitat en el que poder llevar a cabo su ciclo biológico.

Ante este panorama, la Asociación Salvatierra exige que se regule de manera urgente la transformación a leñosas y regadíos en dichos espacios protegidos, se incentive el cultivo de herbáceas y la puesta en barbecho, y se apruebe la Norma de Gestión de las ZEPA “Els Alforins” y “Moratillas-Almela”.

Panorámica de típico valle cerealista, ZEPA Moratillas-Almela


10 de junio de 2020

LOS CERNÍCALOS DE LA IGLESIA DE SANTA MARIA


La Iglesia de Santa María de Villena fue levantada en el siglo XVI sobre la antigua mezquita mayor musulmana de Villena, momento en el que pasó a convertirse en la iglesia de El Rabal. Pero hoy no hablaremos de esta joya arquitectónica como tal, sino de uno de sus habitantes, el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus).

Se trata de una especie muy ligada a los humanos y a sus edificaciones, ya en el 1611 Sebastian de Covarrubias aludía a estas aves en su diccionario y hablaba de la relación con los humanos, haciéndose eco de la práctica habitual entre los chavales de criarlos y acostumbrarlos a comer de su mano para finalmente adiestrarlos, costumbre que afortunadamente se perdió siglos atrás.


Desde el mes de abril y como lo hicieran algunos años atrás, una pareja de cernícalos vulgares han elegido la torre de la iglesia para sacar adelante a su prole. Ubicado en uno de los huecos de la fachada Este de la torre, la nidada está formada por dos pollos de unos 40 días de edad, que durante las próximas semanas comenzarán a realizar los primeros vuelos sobre la torre y alrededores.

Se trata de una rapaz de la familia de los halcones que presenta un acusado dimorfismo sexual. El macho con la cabeza negra y algo rallada de negro, con unas mejillas blanquecinas en la cara y una bigotera bien visible, en cambio la hembra es de una apariencia más discreta con tonos pardos más homogéneos.

Durante las primeras semanas el macho ha realizado continuas idas y venidas desde la torre de la Iglesia a la huerta de Villena donde encuentra las presas con las que alimentarán a sus crías. Insectos, pequeños pajarillos como gorriones, verderones y sobre todo pequeños ratones forman la dieta de estos halcones.

Ahora, con los pollos ya crecidos son ambos miembros de la pareja quienes cazan y defienden con celo la torre de la Iglesia de otras aves como las chovas piquirrojas las cuales también utilizaron el monumento para criar unas semanas antes.

Debido a su gran adaptabilidad y al amplio espectro de presas del que se alimenta, el cernícalo vulgar se encuentra en todos los tipos biotopos de nuestro territorio. Por este motivo, la especie se ha convertido en una de las aves de presa diurnas más frecuentes y visibles.



Fotografías: Miguel Ángel Berbegal Vázquez

9 de junio de 2020

NOTA SOBRE LAS PROPUESTAS DE GESTIÓN DEL MOSQUITO


Las iniciativas propuestas por parte de la Concejalía de Medio Ambiente por erradicar el mosquito en la Laguna de Villena, pueden destruir ecosistemas de alto valor ecológico y son de dudosa eficacia.
  
Desde la Asociación Salvatierra queremos compartir nuestra preocupación ante el comunicado emitido por la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Villena, en el cual se habla de la presencia de mosquitos favorecida por la falta de mantenimiento de parcelas privadas en el área de La Laguna y zonas limítrofes. En dicho comunicado recomiendan diversas medidas que la ciudadanía debe seguir para evitar la proliferación de mosquitos en propiedades privadas.
Una de las medidas indicadas es el "Desbroce de parcelas agrícolas abandonadas o sin cultivar para evitar que sean refugio de mosquito adulto y se reduzca el riesgo de incendio". 
Algunas de estas parcelas pertenecen a tipos de hábitats naturales de interés comunitario cuya conservación requiere la designación de zonas de especial conservación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y protección de Hábitats de la Unión Europea, que se corresponden principalmente a los hábitats 1510 Estepas salinas mediterráneas y 1520 Vegetación Gipsícola Mediterránea/Ibérica(Gypsophiletalia)(*), con especies prioritarias como Herniaria fruticosa, Teucrium libanitis, Frankenia thymifolia, Microcnemum coralloides y Sonchus crassifolius, siendo estas últimas especies las únicas poblaciones en tierras valencianas. Por todo ello se trata de un espacio PRIORITARIO para su conservación y la destrucción de este tipo de ambientes es un delito ambiental que acarrea multas cuantiosas.


Por último, queremos añadir que la presencia de mosquitos en el área de Las Virtudes es, como todos hemos comprobado, una condición recurrente e inevitable, debido a su carácter de Zona Húmeda. Este fenómeno se ha agravado por las abundantes lluvias y la desaparición de la red de sangradores, que son los canales encargados de drenar el agua del vaso lagunar hacia la Acequia de Rey. La recuperación de este sistema tradicional y la mejora de la calidad de los vertidos de la depuradora son los dos puntos clave para disminuir la abundancia de mosquitos, aunque poco se ha trabajado para resolverlos.

14 de mayo de 2020

LA RECUPERACIÓN DE LA LECHUZA EN TIEMPOS DEL COVID-19



Tras el éxito conseguido en la cría de lechuza común durante las pasadas temporadas, nos disponemos a realizar un nuevo “hacking” para sacar adelante los tres pollos de lechuza que hemos recibido recientemente del Centro de Recuperación de Fauna de Santa Faz.

A pesar de estar sufriendo los efectos sociales provocados por la pandemia del Covid-19 y el olvido al que han sido confinados los asuntos medio ambientales, desde la Asociación Salvatierra seguimos trabajando por la conservación de las especies que realmente se encuentran gravemente amenazadas o en vías de extinción.


  


En plena época de reproducción para la mayoría de especies de nuestra fauna, un inesperado cambio ha devuelto la tranquilidad que necesitan estas especies salvajes para sacar adelante a su descendencia, además de reducir la siniestralidad en ejemplares jóvenes que comienzan a adaptarse a una nueva vida en el medio natural.



La población de lechuza común se ha reducido drásticamente en las dos últimas décadas como consecuencia directa de la presión que el ser humano ejerce sobre el propio medio ambiente. 
La disminución del tráfico de vehículos en las carreteras como acción del estado de alarma nacional, ha supuesto un enorme beneficio desde su entrada en vigor para nuestro medio ambiente, ya no solo por la reducción en la emisión de gases nocivos, sino por el efecto de amenaza directa sobre la fauna. Los atropellos en carreteras son una de las consecuencias de cómo el tráfico rodado afecta de una manera significativa a las poblaciones de ciertas especies de animales, siendo una de las principales causas de mortalidad en rapaces nocturnas como la lechuza.

Quizás esta etapa de confinamiento humano se transforme en una de las mejores épocas de la historia más reciente para el resurgir de las especies amenazadas.


De nuevo, agradecemos al Centro de Recuperación de Fauna de Santa Faz su confianza depositada en la Asociación Salvatierra para la realización del Proyecto para la Recuperación de la Lechuza común en Villena.